Ir al contenido principal

Cristobal Colón, y la enfermedad del escorbuto.

¡Hola a tod@s!

Hace unas semanas que tengo ganas de escribir esta noticia por aquí porque me resultó un tanto misteriosa, y a la vez curiosa para aquellos que no conocíamos el mal que perseguía a Cristobal Colón.

Todos conocemos a este hombre como aquel que descubriría las Américas en torno al año 1492, pero ¿fue en realidad todo tan bonito como lo pinta los libros de historia?

Una vez que llegaron a las nuevas tierras, los colonizadores que acompañaron a Cristobal Colón en el que sería en su segundo viaje se enfrentaría a mucho de los obstáculos, entre ellos el más mortífero y el más peligroso: el escorbuto.

Cristobal Colón junto a su tripulación llegaron a las Américas, precisamente a una isla que la llamaron, "La Española". Allí es donde el Almirante de la Mar Océana dejaría alrededor de unos 40 hombres, pero encontró tiempo después que todos sus hombres fueron muertos o asesinados.

Los barcos zarparon nuevamente y pasó un largo tiempo en la mar hasta llegar a lo que sería una nueva localización para ellos, "La Isabela", fundada en el año 1494. Vera Tiesier de la Universidad Autónoma de Yucatán, comentó lo siguiente: "Por eso el viaje resultó especialmente largo: tres meses. Es exactamente el tiempo que el escorbuto necesita para entrar en plena floración".


El equipo de Vera, analizó lo que sería unos 20 esqueletos del cementerio de la "La Isabela", y encontró marcas óseas, típicas del escorbuto, causadas por la deficiencia de vitamina C. Sus síntomas: fatiga debilitante y perdida de dientes. Después de pasar el escorbuto la tripulación estuvieron muy débiles, sin apenas fuerzas para afrontar sus nuevos objetivos.

Analizaron en los documentos históricos, que los tripulantes de Colón comieron: beicon, galletas de mar y alimentos similares que son pobres en vitamina C. Se le estropearía mucha comida durante el largo viaje. Sin embargo, al salir de la costa de "La Española", los europeos tuvieron miedo de la comida de allí. El mar estaba lleno de peces, los taínos comían guayabas y una piña, ambas ricas en vitamina C. Sin embargo parece ser que los colonizadores no siguió el camino de sus vecinos los taínos y por lo tanto muchos de ellos murieron. La Isabela sería abandonada a lo largo del año 1948.

Espero que os haya gustado esta información, ¿qué pensáis de ello? ¿hubiera estado bien que la tripulación le hubiera dado una oportunidad a la comida local? ¿es todo debido a la escorbuto o hubo algo más? Todas estas preguntas quizás en un futuro próximo nos la podremos responder.

Comentarios