Ir al contenido principal

Crónicas: Viaje a Madrid - 2014 ¡El Final del Viaje!

¡Hola a tod@s!

Llegamos al segundo post y último de mi viaje a Madrid. Aquí os hablaré de como nos lo pasamos en el Parque del Retiro, en el Museo de Cera y también y como no en el músical del Rey León.

Cuando nos levantamos en el segundo día nos dispusimos a lo que es dar vueltas por los alrededores de Sol y ver todo aquello que no habíamos visto en el día anterior, desde luego a plena luz del sol todo aquello que vimos era muy distinto, ahora no estaban las luces que iluminaban los grandes escaparates de Gran Vía y tampoco estaban encendidas las vidrieras de Callao, por ejemplo, pero aún así todo era tan hermoso y bonito como lo que habíamos visto en la noche anterior.

Cuando terminamos de desayunar pensamos dirigirnos más allá y nos marchamos al Parque del Retiro acompañada por supuesto por nuestra guía turística Laura, que nos llevo en un santiamén a las puertas de este gran parque. Yo pensé que el Parque del Retiro era otra cosa, que era más pequeño, pero me equivoqué es enorme, lleno de cuestas y verde por todos lados, eso es lo que me gustó que tenía una flora muy rica y que para tomar algo con nuestros amigos se estaba de lujo. Luego entramos a una zona donde se hallaba el Palacio de Cristal, en serio no me defraudó para nada, ¡era tan sencilla y tan bonita! Que si vais una vez a este parque ir a esta zona, no os arrepentiréis. Lo que me chocó fue ver un gramófono en mitad de una habitación del palacio en medio sin ningún otro objeto a su alrededor, pero seguro que tendrá su significado. Luego nos fuimos a la zona de las barquitas, y donde estaban todos los puestecitos y de ahí a la salida para dirgirnos a buscar algo para almorzar.

Mi hermana Neiba y yo, junto a un bonito paisaje del Parque del Retiro.
Nos despedimos de nuestra amiga Laura que se iba a trabajar en Colón, y ahí nosotros nos dispusimos a buscar algo para almorzar. Elegimos un lugar que tenía unos sandwiches muy ricos, este lugar se llama "Rodillas", también os recomiendo este lugar. Porque por ejemplo si tenéis algunas prisas para almorzar o bien no se os apetece algo muy caliente podréis optar por este lugar que es idóneo para ello, donde os dará a elegir un menú con un sandwich caliente y otros dos fríos. Yo me acuerdo el rico sandwich de Pollo al Curry, este me encantó.

Llegó la tarde y disfrutamos de la visita del Museo de Cera. Nos costó diecisiete euros por cabeza pero mereció la pena. La gente de allí super simpática al contrario al segurata del Palacio de Cristal que era un sieso de poco cuidao, debería de tener otra cosita con los turistas. Bueno a lo que iba, allí en el museo las zonas las que me encantaron más eran las de terror, la parte de la inquisición en la que mi hermana pequeña se echaba para detrás diciendo "no, no, sacarme de aquí, tira para trás que me da miedo", jajaja, que tonta la pobre mía con lo guay que está. Un poco más y nos arrastra afuera del recinto de la inquisición. Esa parte da un poco de grima pero mola un montón. Luego nos aviso del "Tren del Terror", donde me encontré a Chewbacca con su típico rugidito "grriiigrrii", de esto me acordé de mis amigos de aquí que hay un cachondeo con ese ruidito que no os podéis imaginar a raíz de un juego de mesa, jaja. Las demás zonas me encantaron un montón, y además con el audio que te dan por unos tres euros más está muy bien pues te translada a la época suya de manera interactiva y muy divertida.

A puntito de entrar al musical del Rey León. ¡Con ganas y emociones!
Al día siguiente no hicimos gran cosa, sólo esperamos por la tarde para ir al musical del Rey León, sólo deciros que no existe palabras en este mundo para expresaros la emoción que pasé en este musical, con deciros que mi hermana y yo estuvimos llorando como dos niños chicos desde el momento uno, y más con el momento de Mufasa y Simba bajo las estrellas, esta se ha convertido en mi escena favorita y especial. Me va a traer muy buenos recuerdos a partir de ahora esa escena. Ahí parecía un tonto llorando, pero las lágrimas en ese momento eran inevitables. Os prometo que nunca pensé que fuera en Madrid donde me pasaría algo tan bello y tan mágico, y nunca olvidaré esta hermosa experiencia.

Todo lo que adquirí como recuerdos del musical del Rey León. :)
Ahora os preguntaréis, ¿volvería a Madrid en un futuro próximo? La verdad y como bien comenté en twitter no hay ahora por el momento en Madrid algo que me haga parar allí, pero quien sabe en un futuro, ¿no? De momento estoy muy bien aquí en el sur y con este rico clima, aunque el clima de allí también me ha gustado muchísimo, exceptuando algunas conductas de las personas de allí que deja mucho que desear. Pero como bien dice en cada lugar siempre hay de todo.

Cuando nos fuimos de allí al día siguiente y cogí la maleta al llegar a la estación tenía la cosita de que había algo que se me olvidaba en Madrid no sabía el que era pero tenía el presentimiento que había algo que tenía que hacer. Una sensación muy rara la que sentí al poner un pie en el vagón de regreso a casa y al darme la vuelta al ver detrás de mí la estación de Atocha, ¿qué se me había olvidado?

Espero que os haya gustado estos relatos de mi viaje a Madrid. Ha sido un placer el poder explicaros con pinceladas de lo que fue todo aquello. Como en el post anterior os adjunto un nuevo vídeo y con este vídeo las fotografías hasta el final del viaje.

¡Gracias Madrid! Y a vosotros nos leemos en un próximo post. ¡Nos leemos!

Comentarios