Ir al contenido principal

Un carnet de conducir duro de roer.

¡Buenas amig@s!

El viernes pasado tocó lo que sería mi clase número treinta en las prácticas del coche, y la verdad es que
actualmente me veo mucho mejor que al principio pero no tan bien ahora como yo quisiera para poder examinarme del coche.

Mi hermana pequeña me comenta que como es posible que con treinta prácticas no me he podido presentar, y es debido a la presión que ya no doy pie con bola en estas prácticas nuevas. Sé y como bien dice mi profesora que desde aquí un enorme abrazo, y por tener tanta paciencia conmigo, me comentó que eso es dependiendo de cada uno, algunos con muy pocas clases se lo saca y otros necesitan de un "machaqueo" constante como es en mi caso.

Mi problema es que tengo la visión periférica muy corta y debo de abrirme mucho más a los lados para ver a los peatones que se acercan a mí, tanto por mi izquierda como por mi derecha. Algunos peatones vamos, parecen que le gustan el suicidio, y otros peatones que le gustan el suicidio colectivo ahí en plan... "venga vamos todos juntos a tirarnos a la carretera", y claro los que nos queremos examinar tenemos que hacer como el que le vemos y pararnos para no llevarnos a todos por delante, porque como ya sabéis luego vienen los problemas.


Por otro lado, están aquellos conductores que tienen el intermitente de adorno para colgar llaveros o algo porque vamos, ha sido infinidades de veces que he tenido que pararme en una glorieta antes de entrar en ella porque no sabía si fulanito le gusta el irse a la izquierda o el seguir para adelante, y claro habría que tener muchos reflejos. Si os soy sincero a mi me ha costado lo suyo el meter el intermitente a las salidas de las glorietas, pero ya lo estoy dominando. Poco a poco.


Hoy he tenido mi bajoncillo con las prácticas del coche porque pensé que me iba a ir mejor, pero al principio empecé dando un problema y encima casi me cargo los bajantes del coche en una subida antes de llegar al Bahía Sur. Yo estas cosas me joden tela, porque han sido las montones de veces que hemos pasado y anteriormente no ha pasado nada, y ha tenido que ocurrir, ¿hoy? Vaya tela de mí. Yo espero que para las próximas salidas me vayan mejor, porque sino apaga y vamonos.

Mi profesora me ha estado ahí dando consejos, y la verdad es que de agradecer tanto a los consejos de señales, como a los de los sufribles giros que muchas veces me como las esquinas que parecen que son de chocolate o algo por el estilo. Soy muy torpe con el coche, y creo que quizás a lo mejor... podría ser mejor para las próximas veces, ¿no? Esas señales que me las como como si fueran piruletas.


Nunca se debe de tirar la toalla, ya que hemos dado muchos avances para adelante y sería una verdadera pena tirarla en el último momento. Digo yo que quizás para el verano me presento, jajajaja. Me rio para no llorar, jajajaja.

Antes de terminar no quisiera terminar este post sobre mis prácticas sin dar el agradecimiento a esa Autoescuela Diego que han estado ahí en todo momento, y a mi profesora Mari Carmen por su paciencia y quebraderos de cabezas por mi culpa.

Nada más que añadir, ¡que paséis una feliz semana! Y... ¡ah! ¡coño poner el intermitente! Ya puedo terminar en paz.

Comentarios