Ir al contenido principal

Crónicas: Semana Santa de la isla, 2012.

Buenas tardes a todos.

¿Cómo habéis pasado las vacaciones de Semana Santa? Espero que hayaís disfrutado con vuestras familias y también espero que hayaís vidido intensamente nuevamente la pasión de Cristo. Ha sido una semana en el que númerosos puntos del país las procesiones han sido canceladas debido a que el tiempo climático no ha acompañado y por lo tanto muchas cofradías han optado por no salir a sus calles y quedarse dentro del templo. Pero por otro lado espero que hayan disfrutado al máximo las diferentes cofradías que por lo contrario si han podido salir.

A lo que a mí me respecta yo he disfrutado de dos de los dias que más me encantan como son el Miércoles Santo y el Jueves Santo en la ciudad de San Fernando (Cádiz), en mi ciudad. Un miércoles en el que las cofradías si salieron a dar su recorrido, y un jueves en el que el mayor protagonista de este día ha sido la lluvia.

Vayamos por partes. Sobre el Miércoles Santo, mi amigo Juan Jesús y yo nos marchamos a ver solamente una y se llama, "El Gran Poder".

Esta cofradía sale de la Barriada de la Bazán, y tiene un largo recorrido. Dentro de esta cofradía en particular tiene muchos más penitentes de los que salieron en ese día. Yo siento un especial interés en esta cofradía puesto es la que todos los años veo pasar por la Calle Hernán Cortés (desde mi casa), y me encanta como allí le cantan saetas y mecen al Señor. Me encanta muchísimo. Mi amigo pensamos lo mismo.

El Gran Poder, pasando por la Calle Ancha.
Este año decidí verla más de cerca, no me quedaría con las ganas de verlo desde mi casa y me dirigí a una de las calles más importantes de la Semana Santa de la isla, la Calle Ancha. Mi amigo y yo, fuimos hacía arriba de la calle como si fuéramos dos grandes balas. Nunca había corrido esa calle como esa noche corrí, ¡que velocidad! Además nos metimos en toda la muchedumbre y con lo poco que me gusta meterme yo entre todo el mundo, pero necesitaba verlo más de cerca. Era una necesidad.

Lo que me llamó muchísimo la atención es como muchos ciudadanos se quedaron a ver al Señor y luego todos se marcharon y no vieron a la Virgen del Amor. No sé si es que seguían al Señor o es que no tenían pensado verla pero me pareció muy feo que la dejasen sola por la Calle Ancha. Sólo es mi humilde opinión y sin ánimo de ofender a nadie. Yo desde luego estuve ahí y la acompañe el tiempo que hiciera falta hasta verla pasar por la Calle Ancha. Mi amigo como es más fiel de ella, se puso en su cola y la siguió hasta el refrigerio en la próxima plazoleta.

La Virgen del Amor, pasando por la Calle Ancha.
Cuando pasaron los dos pasos, todos los penitentes y toda la banda, me fui de allí.

Al dia siguiente daría lugar otra de las cofradías que más me gustan, como es Tres Caídas. Sale en la misma noche en el que sale el Nazareno, una de las imágenes más importantes de mi ciudad y en el que más devotos tiene.

Ese día no salí a verlo a la calle pues se suspendió muchas de las cofradías que me hubiera gustado verlo, pero decidieron no salir y se quedaron en su templo, como por ejemplo, El Silencio. El Silencio es hermoso, porque por las calles de mi ciudad apagan todas las luces y solamente se escuchan unos clarinetes. Es precioso. Pero no salió y tampoco salió la Misericordia, mi compañera de la universidad Rocío salía en la banda de Ecce Mater, pero decidieron no salir tampoco y entonces se quedaron sin tocar. Una pena, pues tenía muchas ganas de ver esa cofradía y a mi amiga tocar.

Entonces decidí no salir, y esperé a que por mi casa pasara Tres Caídas ya que desde mi ventana se ve muy bien.

Estuve esperando hasta las tantas de la madrugada en mi casa a ver si pasaba el paso pero me quedé dormido y me marché a mi cama. Entonces a esto que desde mi cuarto escuché unos tambores y gracias a ellos me desperté, me fui corriendo a la ventana, al ver que pasaba cogí dormido mi cámara de fotografías y me dispuse a hacerle algunas que otras fotillos para vosotros. ¡Me encantaron todas las que hice! Y eso que estaba muy dormido, pero los tambores fueron mi despertador en esa mágica noche. Para haceros una ligera idea, pasaron a eso de las 5:15 de la mañana.

Tres Caídas, desde mi  balcón.
Espero que os haya gustado el post de estas crónicas sobre el Miércoles Santo y Jueves Santo. El año que viene espero traeros más fotillos.

Por último os adjunto un maravilloso vídeo que ha subido un paisano de mi ciudad sobre el recorrido que hizo Tres Caídas por la zona de Venta de Vargas, una de las zonas más emblemáticas de mi ciudad. Allí le mecieron y le cantaron una maravillosa saeta.


Un abrazo, y que el regreso de las vacaciones sea positiva.

Comentarios