Ir al contenido principal

Crónicas: Selwo Marina 2011. El Pingüi Travel.

¡Hola!

Os escribo esta primera crónica dentro de mi viejo diario para contaros mi experiencia en primera persona de ese viaje que hicimos mis amigos y yo ya hace casi una semanita a Benalmádena (Málaga), pero a parte de visitar tan lindo lugar ha sido para visitar un maravilloso parque que se llama Selwo Marina.

Todo comenzó cuando me levanté a eso de las 6:30 de la mañana para vestirme y desayunar corriendo pues había quedado con mis amigos debajo de mi casa a eso de las 7:00 de la mañana. Cuando bajé, allí se encontraba Nazaret y su novio Ramón, y mi otro amigo Juan Jesús. Minutos más tarde había llegado Loreto y Jota en su coche.

Cuando nos reunimos todo el grupo nos dispusimos a emprender nuestro viaje haciendo una primera parada en Chiclana de la Frontera, para recoger a nuestro último componente del grupo que se llama David, paramos cerca del supermercado Jamón, en la entrada de la ciudad.

Una vez que estuvimos todos, los dos coches emprendieron su largo viaje hacía la costa del sol, pero antes de pisar tan bonitos lugares hicimos una parada en Torreguadiaro, donde una señora muy amablemente nos dejó entrar en su bar para hacer nuestras primeras necesidades, mientras que David pedía su rico desayuno. Mientras tanto el resto del grupo una vez que fuimos al servicio, nos pusimos en un lugar sentaditos para tomarnos nuestros desayunos (dulces, batidos, napolitanas, entre otras cosillas).

A la media hora apróximadamente emprendimos el viaje nuevamente hacía la costa del sol, concretamente a Benalmádena. Un lugar muy tranquilo para el poco rato que estuvimos en plena ciudad, pero eso ya lo contaré al final de la crónica.

Destacar del camino en carretera, que me lo pasé muy bien y no hubo ningún percance negativo, Jota conducía de putísima madre, hablando malamente y las risas no paraban de salir por las ventanas del coche donde yo iba. En un coche primer iba Jota (conduciendo), al lado Loreto y luego atrás se encontraba Juan Jesús y yo a su lado. Luego en el equipo rojo, como así lo denominaba mi amiga Loreto, se encontraba Ramón (conduciendo), Nazaret su novia a su lado y detrás David.

Una vez que llegamos nos perdimos por un momento pues no supimos como ir a la entrada del parque pero a esto que pasaba un buen caballero y se lo explicó a mi buen amigo Jota tan amablemente. ¡Y llegamos a Selwo Marina! Allí se encontraba el equipo rojo que había llegado antes que nosotros. Pero la verdad es que todo esto es gracias a los GPS que ambos coches tenían, pero bueno a la vuelta le mandamos un poco a tomar por culo, pero ya os lo contaré con más detalles más adelante.

Cuando llegamos al parque canjeamos nuestros vales del 2x1 que pudimos obtener en un centro comercial, que de 18 euros que vale la entrada nos costó la mitad. Exceptuando nuestro amigo David que entre todos le pudimos pagar la otra mitad, y la verdad es que se lo pagamos porque nos cae de putísima madre, ¡es un buen muchacho!

Todo el grupo antes de entrar a Selwo Marina.
Al entrar en Selwo Marina, pudimos contemplar un gran pingüino del Sr. Popers donde nos hicimos cada uno una fotografía, ¡que pedazo de pingüino! Al lado se encontraba unos flamencos que al pasar los aviones parecían que le estaba mandando a tomar por culo (vaya vocabulario que tengo, disculparme), ya lo vereís en el vídeo. Por otro lado había gallinas pero no nos paramos a verlo mucho puesto que era una cosa típica y muy vista por nuestro entorno. Minutos más tarde nos quedamos embobado al observar unos leones marinos acompañado de su fiel amiga la tortuga, parece ser que esta tortuga está mal herida y que se encuentra en reposo en la misma piscina con los leones marinoso o al menos eso me explicó amablemente el usuario del twitter de Selwo Marina. Pensé que se podrían llevar mal, aconstumbrado a ver a mi perro que quiere ser amigo de mis gatos del campo pero estos no lo aceptan y les maullan, y claro al recordar tal escena pensé que quizás pudiera pasar lo mismo, pero no, como ya sabemos son diferentes tipos de animales y se llevan como el anillo al dedo.

Lo más maravilloso de todo fue cuando nos marchamos al lado donde se encontraba los delfines, el (mira como nadan, ains que mono, corre haz la fotografía que se te escapa, que blanco tiene la panza), y muchas frases más fueron las que se dijeron al ver los delfines. A mí lo que más me gusto era la panza de los delfínes, ¡que blancos!

Más tarde llegó el momento de visitar a los monos, que para ello tuvimos que esperar a una exhibición de ellos y mojarnos los pies en una cajita para no contagiar con gérmenes nuestros a ellos y luego a la viceversa hicimos lo mismo. No hay fotografías, solo una y ni vídeo, puesto a que no se nos permitían entrar con cámaras digitales.

Continuamos con nuestro camino por Selwo Marina, y llegamos a la zona de Amazonia, donde nos encontramos con muchos pececillos y serpientes, entre ellas cabe destacar a la anaconda (ñññ). Luego pasamos al lado donde se encontraban los cocodrilos que algunos no movían ni un músculo, y otros buscaban un lugar adecuado para poder descansar del remojón que había tenido en su charco.

Anaconda, en la zona de Amazonia.
Lo que más recuerdos nos hemos traído de ese día, ha sido de la isla del hielo donde se encuentran los pingüinos, hasta le vimos como su cuidador les daba su comida, y mi amiga Loreto embobada viendo como comían. La verdad es que fue un rato que nos lo pasamos muy bien con los pingüinos, y parece que dando pequeños golpecitos con los dedos venían a buscarnos para jugar con nosotros, ¡son chulísimos!

Pingüino, en la isla del hielo.
Por último pudimos contemplar una gran exhibición de las aves, y el de los leones marinos con los delfínes donde ambos exhibiciones están bastante bien logrados y gustan mucho. Os lo recomiendo.

Al hablar de recomendar, la verdad que os lo recomiendo en su conjunto... ¡os lo vais a pasar pipa! Un buen lugar que con una mañanita que tengáis es más que suficiente para poder ver el parque al completo. Es un buen lugar de escape para ir con vuestros familiares y pasar una mañana tranquila junto animales marinos tan divertidos y tan chulos.

Exhibición de los leones marinos y los delfínes.
Una vez que salimos de Selwo Marina, a eso de las 18:00 de la tarde, nos acercamos a un parque de Benalmádena que se encontraba al lado. Allí hay animales de distintos tipos: pavos reales, gallinas, conejos, patos, entre otros. Lo que me llamó mucho la atención fue su gran fuente y además la gran extensión que tenía el parque en sí. Pasamos un rato bastante agradable, donde aprovechamos para merendar.

Más tarde volvimos a coger los coches para regresar a nuestras casas, pero en el camino a esto que el GPS nos jugó una mala pasada llevándonos a un camino que ya no existía y tuvimos que volver a dar la vuelta, pero esto no nos impidió quitar de nuestras bocas esa sonrisa que teníamos de oreja a oreja debido al buen día que habíamos pasado todos juntos.

Un día inolvidable entre amigos, amigos de la verdad de la buena. ¡Gracias Málaga!

Un abrazo.

Comentarios

  1. Me he encantado :D ¡Que pena no haber podido ir U_U! En Paris pensaba mucho en vosotros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario